Al fin llegamos a Châteaulin, ayer iniciamos nuestro viaje con algo de retraso con lo que llegamos a nuestro ansiado destino a las 7:00. Aunque en un principio todo indicaba que iba a ser una noche en vela, al final caímos todos rendidos en el avión. Llegamos al aeropuerto de Nantes y allí nos estaba esperando la guagua para llegar al colegio de Saint Louis el trayecto en la guagua lo pasamos también durmiendo así que fue un viaje bastante tranquilo. A nuestra llegada al cole nos recibían las familias y una agradable mañana soleada. Crucemos dedos para que siga así toda la semana. Hoy y mañana toca estar en familia, hay planes para todos los gustos.

À demain!